ARMAS PARA CONSTRUIR AUTOPISTAS Y PUENTES

Más de 8.000 armas confiscadas a delincuentes serán convertidas en acero.

En Estados Unidos existe tal cantidad de armas que las autoridades tienen que dar salida, de alguna forma, a las miles de pistolas, rifles y demás artilugios mortíferos, que se confisca a los delincuentes. En el sur de California, está en marcha desde 1003, el Proyecto Isahiah, con el cual colaboran diversos departamentos de Policía. Se trata de una iniciativa singular, con la que se convierte en acero las armas confiscadas a los delincuentes. Este acero, finalmente, se utiliza para construir autopistas y puentes. El proceso de transformación lo lleva a cabo la empresa Tamco. Algunos edificios que han sido construidos con este tipo de acero reciclado son el Staples Center, de Los Angeles, y el hotel y casino The New York – New York, en Las Vegas.

ESTADOS UNIDOS, LAS ARMAS Y EL RACISMO

Armas y racismo. Un cóctel exclusivo. Odio. Sinrazón, miedo, envidia, egoísmo, inhumanidad, egocentrismo… Son algunas de las palabras que me vienen a la cabeza. Todo el mundo sabe que en el país más rico del mundo comprar un arma es cosa de tontos. Nada menos que la Constitución de ese país recoge y protege el derecho a tener armas de fuego. Y uno ve las estadísticas de crímenes en una gran ciudad como Los Angeles, la segunda más poblada del país, y tiembla. En el periodo que va del 1 de enero de 2007 al día de hoy, se han producido en esta ciudad (y en su gigantesca área metropolitana) 2881 asesinatos. De las víctimas 1500 son de origen latino y casi mil negros. Blancos: 316. (Fuente: L.A. Times). Hagan cuentas.

Noticias como esta son más que habituales en las páginas del principal diario angelino:

http://projects.latimes.com/homicide/post/luis-palomera/